sábado, 24 de noviembre de 2012

Las alas de papá para ReC*



 Déjala a ella que sea pájaro o la perderás— le decía mamá, pero mi padre no quería ni oír hablar de ello. Me imaginaba con pantalones en la cantina de la base, rodeada de hombres, y se quería morir. Habíamos trastocado su mundo: Aurelio III, mi hermano, que  sufría vértigo, no pisaba un hangar desde niño y yo, en cambio, quería volar y dar la vuelta al mundo como Amelia Earhart. Él pensaba que sin alas no me iría de su lado, pero mamá sabía bien que sólo si volaba volvería siempre a él.



foto de Amelia Earhart tomada de internet 


*ReC- Para el concurso de Relatos en Cadena de La Ventana en La Cadena SER
Cada semana la frase de inicio es la última frase del texto ganador de la semana anterior y la extensión de los microrrelatos no puede superar las cien palabras, sin incluir la frase de inicio. En negrita, la frase de inicio obligatoria.

20 comentarios:

  1. La postura de los padres, cuando crecen sus hijos, es delicada: quieren y no quieren que se vayan. Un afán de super-protección es tan malo como el polo opuesto. Pero el equilibrio se encuentra educando, queriendo desde pequeños, para que a la edad de "volar" todo sea fácil. Lamentablemente en los tiempos que corren, los hijos vuelan cada vez más tarde, o ni pueden volar...
    Una historia muy bien contada, Nieves. transmite claramente las dos posturas paternas, el ambiente familiar, el estatus social, la mentalidad machista,... y nos acercas la figura de Amelia Earhart.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es fácil encontrar el equilibrio, pero yo también creo que hay que dejarlos volar y cumplir sus sueños.
      Gracias por tu visita, Amparo.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Bonito homenaje a la aviadora. Una estampa en sepia.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ella, al final, no logró cumplir su sueño de dar la vuelta al mundo y acabó en algún lugar del océano, pero es un ejemplo de tesón y de mujer luchadora.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Me gusta esta apuesta al REC que se adentra -en lo importante- en las relaciiones familiares, Nieves; en cuánto nos cuesta dejar a nuestros hijos hacer, aceptar que -como decía Kahlil Gibran- no son nuestros sino hijos de la vida.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es uno de nuestros mayores retos como padres: saber estar a su lado sin cortarles las alas y aceptar lo que tú dices, que no son de nuestra propiedad.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Como puedes condensar tanta historia en tan pocas palabras? Me encanta! !Para cuando un "macrorrelato"? Besos.
    Carmen T.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del macrorrelato creo que lo voy a dejar para cuando me jubile, ja, ja, a ver si me cunden un poco más las horas, aunque no me faltan ganas de escribir algo un poco más largo.
      Un beso

      Eliminar
  5. Nieves, muy recogida la frase para hilar un relato de superación y de critica a una época en donde las mujeres tenían vetado el acceso a muchos ámbitos de la sociedad, por suerte eso ha cambiado.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nicolás, ha cambiado mucho la historia de las mujeres, afortunadamente, pero si escarbas un poco todavía encuentras un montón de desigualdades.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Precioso relato el tuyo Nieves, me ha encantado.
    Besicos muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado, Nani.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Encantador relato este que leo, salido de la frase del REC que nos dejó Mar Horno y que ha producido tantas y tantas historias muy bellas, entre ellas esta.

    La mujer intentando hacer 'cosas de hombres': un tema perfecto para esas alas de pájaro.

    Un beso Nieves, me ha gustado un montón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Laura. Este es uno de mis temas favoritos. Me habría gustado tener un poco más de tiempo para pulir el final, pero es lo que tiene ReC y en tres días no doy para más.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Yo también envío relatos a ese concurso. Es complicado, divertido y excitante tener que hacerlo en apenas tres días, ¿verdad?

    Veo en el relato una muy buena expresión de ese tira y afloja que se da en el seno de los nidos humanos, esa guerra psicológica fruto del conflicto generacional.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita, Alberto. Sé que participas en ReC y con éxito además, te he visto en la final. Lo del plazo tan corto es lo que peor llevo del concurso, pero a la vez es un aliciente.
      Un abrazo

      Eliminar

  9. Jope, que bueno. Las ablaciones machistas (de la moral de las personas de bien). Por esto me parece bien la iniciativa de Fernando, que salgan a la luz estas joyitas.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por tu comentario, Ximens. Las pioneras siempre lo tienen difícil, en cualquier época. A mí también me encanta la idea de sacar a la luz estos "despojos" del concurso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. no lo había leido, me lo estaba perdiendo... muy bueno, Nieves!

    ResponderEliminar
  12. no lo había leido, me lo estaba perdiendo... muy bueno, Nieves!

    ResponderEliminar