lunes, 23 de enero de 2017

Mi familia

Saltaba a la vista que Katja y yo no éramos hermanos. Ella tenía unos ojos azules que parecían aún más grandes en su cara famélica y a pesar de la suciedad que la calle había acumulado en su pelo casi blanco, aún tenía un aire elegante; en cambio yo, con mis greñas negras y mis andares toscos no dejaba de parecer lo que era, un pequeño vagabundo muerto de miedo. 

Dormitábamos acurrucados uno contra el otro, protegidos del frío y de los extraños por unos cartones, cuando mamá nos descubrió. También era obvio que no era nuestra madre. Ella vivía en una casa y nunca había pasado hambre, pero tenía la mirada tan perdida y tan triste como nosotros, quizás por eso no nos dio miedo. 

Apenas recuerdo ya aquella época, pero si la revivo en sueños, corro desesperado sin moverme de la alfombra, gimoteando y ladrando; entonces mamá me rasca detrás de las orejas y su voz cálida y el ronroneo de Katjia me acarician hasta que me vuelvo a dormir hecho un ovillo.


Esta es mi propuesta para Esta Noche Te Cuento, para el tema de enero-febrero 2017:
 Perros y/o gatos

La imagen de la convocatoria es esta lustración de Paloma Casado, a la que podéis seguir aquí: Cantabria en dos latidos, y con quien tuve el gusto de coincidir en una final semanal de Relatos en Cadena (os dejo enlace) allá por el año 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario