viernes, 28 de diciembre de 2012

Aviso de tormenta

Un día más, el sonido de la llave en la cerradura provocará una calma tensa, que se resolverá con la primera palabra que él pronuncie. Si llega bien, la vida continuará sin sobresaltos. Es un padre simpático y alegre; ellos lo adoran. En cambio, si su lengua se traba en el saludo y entra cabizbajo, arrastrando la mirada turbia, cada niño, escondiendo su angustia, fingirá una tarea ineludible y se retirará para guarecerse de la tormenta que se avecina. 

 (pincha para ampliar)
Ilustración de Inma Alonso de la Torre

jueves, 27 de diciembre de 2012

El sueño de Navidad de Loreto

Esta Navidad me sumo a los deseos de Loreto Delgado y los comparto con tod@s vosotr@s.

Una noche tuve un sueño...
... soñé que sentada sobre la estrella de Navidad 
podía repartir paz, amor, salud y trabajo a todo el mundo.
Ese es mi deseo de Navidad: 
Que todos vivamos en paz con amor, salud y trabajo.

Loreto Delgado

(pincha para ampliar)
Ilustración de Loreto Delgado

jueves, 20 de diciembre de 2012

Escalas de valores

Mi ex marido detesta la improvisación. Planificó al detalle una estrategia casi comercial para nuestro producto estrella; escogió al milímetro el cómo, el dónde y el cuándo vería la luz, en qué segmento encajaría mejor y hasta cuáles serían sus puntos fuertes. Por eso, el filo de su mirada me atraviesa como un puñal cuando se lo devuelvo algún domingo con restos de chocolate en la ropa, despeinado y feliz.

(pincha para ampliar)
Ilustración de Daniel Franco *


Daniel forma parte de Rabos de lagartija (http://rabosdelagartija.wordpress.com/)

Rabos de Lagartija es una compañía cuyo trabajo se desarrolla en el mundo de lo abstracto, lo simbólico y lo absurdo, formada por 10 artistas procedentes de trayectorias profesionales muy diversas, que conjuga nuevos lenguajes de movimiento, danza, teatro físco y arte sonoro.

I CARRERA VERDE




La I CARRERA VERDE de microrrelatos e ilustraciones ecologistas ya está en marcha. Luisa Hurtado la ha organizado en su blog Microrrelatos al por mayor (pincha en el nombre para visitarlo). Pásate por allí para ver las bases y seguir la carrera. 

Es una carrera de relevos entre equipos formados por varios escritores (aunque a mí el nombre me va un poco grande) e ilustradores.
Yo estoy en el equipo Los Acelgas y estos son mis compañeros y sus blogs (pincha en el nombre de los blogs para visitarlos):

Los Acelgas:

Sandra Montelpare (escritora), Ficcionario breve
Cabopá (escritora), Ay maricarmen
El Moli (escritor), Los delirios del Moli
Gema Luz (ilustradora), Marigüary
Nieves (escritora), Debajo de mi sombrero
Sandra Montelpare (escritora), Ficcionario breve

El día 7 de enero Luisa dará la salida en su blog. ¡Estad atentos!

martes, 11 de diciembre de 2012

Alta médica para ReC*

Antes de que vuelva papá a buscar el resto de mis cosas, me escabullo entre las piernas de las enfermeras que despiden a mamá. Recorro el pasillo sin entrar a ninguna habitación, sé que no puedo sin mascarilla. Acerco una silla a la puerta de Elisa y me asomo por el cristal para despedirme y, de paso, enseñarle la gorra de las Monster. La cama está hecha, la habitación, vacía. Me alegro por ella, que empeoraba, y mira, le han dado el alta. Pero se ha ido sin despedirse, la muy boba.

(pincha para ampliar)
Ilustración Nieves Torres

*ReC- Para el concurso de Relatos en Cadena de La Ventana en La Cadena SER

Cada semana la frase de inicio es la última frase del texto ganador de la semana anterior y la extensión de los microrrelatos no puede superar las cien palabras, sin incluir la frase de inicio. En negrita, la frase de inicio obligatoria.

sábado, 24 de noviembre de 2012

Las alas de papá para ReC*



 Déjala a ella que sea pájaro o la perderás— le decía mamá, pero mi padre no quería ni oír hablar de ello. Me imaginaba con pantalones en la cantina de la base, rodeada de hombres, y se quería morir. Habíamos trastocado su mundo: Aurelio III, mi hermano, que  sufría vértigo, no pisaba un hangar desde niño y yo, en cambio, quería volar y dar la vuelta al mundo como Amelia Earhart. Él pensaba que sin alas no me iría de su lado, pero mamá sabía bien que sólo si volaba volvería siempre a él.



foto de Amelia Earhart tomada de internet 


*ReC- Para el concurso de Relatos en Cadena de La Ventana en La Cadena SER
Cada semana la frase de inicio es la última frase del texto ganador de la semana anterior y la extensión de los microrrelatos no puede superar las cien palabras, sin incluir la frase de inicio. En negrita, la frase de inicio obligatoria.

jueves, 15 de noviembre de 2012

Como el fuego: El Caminante

Este es el relato con el que participo en la convocatoria de noviembre en el blog Esta Noche te Cuento. El tema del mes es: COMO EL FUEGO.

EL CAMINANTE 

La silueta del caminante se recortó contra el cielo rojizo y a Alma le dio un vuelco el corazón; por fin algo rompía la calma asfixiante del pueblo. El abrigo negro, raído y el sombrero de fieltro le daban a aquel hombre un aire misterioso. 

El padre de Alma le sacó un plato de comida y le ofreció el pajar para descansar. Al caer la noche cargó la escopeta y trancó la puerta. 

Los despertó, antes del amanecer, el estruendo del pajar al desplomarse envuelto en llamas. No había rastro del cuerpo entre las cenizas, sólo el sombrero calcinado. La falta de restos les confirmó el origen sobrenatural del vagabundo y la leyenda creció al mismo ritmo que la barriga de Alma. 

Nueve lunas después, Alma parió un niño con el pelo rojo como el fuego y ya nadie dudó de que el mismo demonio los había visitado. 

Alma, al recordar la noche en que le quitó al caminante el cigarrillo de los labios para besarlo, sonrió ante la imagen de sus dedos entre el vello rojizo de aquel pecho. 

Poco después, tomó al bebé, lo envolvió contra su regazo y se fue lejos con él.

(pincha para ampliar)
Ilustración de Inma Alonso de la Torre

lunes, 12 de noviembre de 2012

Precocidad, otro ReC*

PRECOCIDAD 


Se oye un rítmico puf puf de fantasmas paridos por su imaginación infantil, mientras sale del libro una luz espectral que le rodea. Él sonríe divertido. Sus pequeños dedos pasan otra página, entonces un aleteo de murciélagos resuena alrededor de su cabeza y una sombra oscura cruza rápida. Pasa dos, tres, cuatro páginas y la estancia se llena de hojas secas y sonidos de cascos de caballos que se acercan al galope, de zumbidos de insectos y olor húmedo a muros de piedra. Cuando descubre mi presencia cierra rápidamente el libro. 

— Quiero todos esos murciélagos dentro del libro ¡Ya!! le digo lo más seria que puedo.

(pincha para ampliar)
Ilustración de Pablo Torres Alonso de la Torre


* ReC- Este micro nació para el concurso de Relatos en Cadena de La Ventana en La Cadena SER (aunque luego lo he retocado)

Cada semana la frase de inicio es la última frase del texto ganador de la semana anterior y la extensión de los microrrelatos no puede superar las cien palabras, sin incluir la frase de inicio. En negrita la frase de inicio obligatoria

viernes, 9 de noviembre de 2012

Mención e ilustración para mi emigrante

El microrrelato sobre la emigración que presenté en octubre al concurso del blog Esta Noche te Cuento quedó entre los  mencionados, junto con otros 9. El tema de octubre era: Tres estrellas.

En este enlace están los 5 finalistas y los 10 mencionados del mes:


Además, Loreto Delgado me ha regalado una ilustración preciosa, un collage muy de su estilo, que reproduce casi cada detalle del relato.
¡Me encanta!  Gracias, Loreto.

(pincha en la imagen para ampliarla y disfrutar de los detalles)

En este enlace podéis ver el relato y la ilustración juntos:

GIJÓN-LA HABANA 1896 con ilustración



domingo, 4 de noviembre de 2012

En la final mensual de Relatos en Cadena

Mi microrrelato Opuestos complementarios ha llegado a la final mensual de Relatos en Cadena de la Ventana en la Cadena SER este mes de octubre... Y hasta aquí hemos llegado, que no es poco.
 Estos eran los relatos participantes:

Ganador del 11/10, semana 3
 Autor: Miguel Ángel Flores Martínez
La explicación

Con esa exactitud tan característica de la ciencia, lo que no flota, se hunde sin remedio; lo que no vuela, cae al suelo. La energía, pura o no, nunca se destruye, pero sí se transforma. Y mucho. Y se convierte en otra cosa. Y aunque la recta tiene una dirección, no olvidemos que también posee dos sentidos. De ida, y de vuelta. Todo lo que sube, baja; lo que entra, sale. Y lo infinito sólo está en el cielo. Sólo. Por inercia, todo se mueve o reposa. Y la inercia, créeme, es lo peor. Vamos, para que me entiendas, que he dejado de quererte. De corazón y científicamente.
Ganador del 18/10, semana 4
 Autor: Nieves Torres Alonso de la Torre
Opuestos complementarios

De corazón y científicamente, cada uno a su manera. A mamá la crisis la envió a casa con cincuenta años y para despistar a la depresión se entregó a la cocina. Ahora mide temperaturas y calcula nutrientes. Poco acostumbrada a ambigüedades, sustituyó pizcas por gramos y chorros por centilitros. Aprendió así a elaborar platos correctos pero sin alma. Papá, en cambio, es puro corazón; cada domingo explora maridajes imposibles y se saca de la manga sabores sorprendentes, mientras sueña con un golpe de suerte que devuelva a mamá al laboratorio y lo rescate a él de la rutina insípida de su oficina.
Ganador del 25/10, semana 5
 Autor: David Botija Ibáñez
Furia

De la rutina insípida de su oficina de burócrata quemado; de los recortes de sueldo; de las deprimentes y reiteradas noticias sobre la crisis; de las colas en el supermercado; de los atascos en el metro? Estaba tan harto de todo que había tomado una decisión, una aspirina, una pistola de fogueo y un taxi.
Entrando con decisión en el banco, sacó su pistola y encañonó al vigilante de seguridad. Éste señaló despectivamente con la cabeza hacia la interminable cola de clientes que, a su izquierda, aguardaban con la mano en el bolsillo de la chaqueta y contestó:
—A la cola, como todo el mundo.

Y el ganador, con un relato realmente bueno, fue Miguel Ángel Flores con La explicación, a quien podéis leer en su blog Eternidades y Pegos (pincha en el nombre para visitarlo). 

¡Enhorabuena, Miguel Ángel!

En esta edición hemos tenidos además a Laura Garrido, nuestra cronista particular del concurso, como miembro del jurado. Puedes seguir el concurso todos los viernes en su blog De mis palabras y las vuestras y leer sus mcrorrelatos.

Podéis escuchar el audio del concurso en este enlace:




miércoles, 24 de octubre de 2012

Tres Estrellas: GIJÓN-LA HABANA 1896

Esta es mi aportación al blog ESTA NOCHE TE CUENTO. (pincha en el nombre para visitarlo, merece la pena)
El tema del mes de octubre es: Tres estrellas.




 GIJÓN-LA HABANA 1896


A finales del siglo XIX, un niño llamado Vicente abría a escondidas una caja de latón oculta en el armario para contemplar el tesoro familiar: tres piedras diminutas que destellaban a la luz de la vela como tres estrellas.
Después llegaron tiempos difíciles, las cosechas se malograron y los pequeños diamantes acabaron brillando, uno tras otro, en casa del banquero. Antes de que los devorara la miseria, con apenas quince años, el abuelo Vicente y dos de sus hermanos cogieron un barco con destino a La Habana, donde los esperaba un tío lejano con un plato de comida y muchas horas de trabajo por delante.
Con el tiempo, Vicente logró enviar a casa un primer paquete con una carta, un retrato y una virgen de la Caridad con un mensaje en clave que la hermana pequeña leyó para sus padres: Que el brillo de su corazón os guíe.
Cuando mi bisabuela murió, muchos años después, varias vírgenes de escayola, con un agujero torpemente tapado en el pecho, la velaron desde la cómoda.

(pincha para ampliar)
Ilustración de Loreto Delgado



Para leerlo en Esta Noche Te Cuento pincha en este enlace: : 


OCT135. GIJÓN-LA HABANA 1896

viernes, 19 de octubre de 2012

Opuestos complementarios para ReC

Esta semana me han seleccionado un microrrelato para la final semanal de Relatos en Cadena de La Ventana en la Cadena SER. Me hace muchísima ilusión porque lo escucho desde hace dos temporadas y siempre que puedo envío alguno.
La frase de inicio era de Miguel Ángel Flores, ganador la semana pasada, a quien sigo en su blog Eternidades y pegos (pincha aquí para visitarlo), lo cual me hace especial ilusión.
Además, mi relato resultó ganador semanal, así que me siento absolutamente feliz, aunque soy consciente de que el factor suerte es muy importante en este tipo de concursos y estoy segura de cualquiera de los tres que llegamos a la final podíamos haber ganado, e incluso muchos de los que me leéis y a quienes leo lo merecían seguramente más que yo.

Dejo aquí mi relato y un enlace al audio del concurso:


Audio del concurso:





OPUESTOS COMPLEMENTARIOS


De corazón y científicamente, cada uno a su manera. A mamá la crisis la envió a casa con cincuenta años y para despistar a la depresión se entregó a la cocina. Ahora mide temperaturas y calcula nutrientes. Poco acostumbrada a ambigüedades, sustituyó pizcas por gramos y chorros por centilitros. Aprendió así a elaborar platos correctos pero sin alma. Papá, en cambio, es puro corazón; cada domingo explora maridajes imposibles y se saca de la manga sabores sorprendentes, mientras sueña con un golpe de suerte que devuelva a mamá al laboratorio y lo rescate a él de la rutina insípida de su oficina.


A falta de ilustración propia para el relato, la acompaño del dibujo de la portada de un libro de cocina cubana, de la que ya soy "casi experta" : )



¿Gusta usted?

¿Cómo cocinan los cubanos?: prontuario culinario y necesario: lo mejor y lo clásico de la cocina cubana, publicado en La Habana en 1956. Con las recetas tradicionales de las principales familias cubanas explicadas en forma sencilla y artículos sobre el folclore culinario cubano. 


jueves, 18 de octubre de 2012

Ilustración para mi relato minero

En julio participé en el blog Microrrelatos Negro Carbón con Pesadilla en negro, un micro para el que no tenía ilustración. Mi capacidad como ilustradora es bastante limitada, pero estoy rodeada de artistas, así que recurro a familiares, amigos y conocidos. 
En este caso Toñi Vilar me ha regalado una ilustración suya para mi minero. La coloco en su entrada junto al micro.

Ilustración de Toñi Vilar

Para verlos juntos Pincha aquí:



jueves, 11 de octubre de 2012

Estrategia infantil


Cuatro invitados rodean inmóviles la pequeña mesa. Los grandes ojos azules de la niña miran sin remordimiento al payaso, al que ha puesto de espaldas, aunque sabe que él no tiene la culpa: sus grandes manos de trapo no pueden sostener la taza.

—Siempre la vuelcas, eres un  inútil— le dice.

Castiga también al conejo por meter sus largas orejas de tela en el plato.

— Te quedas sin postre, por guarro.

A la Barbie, por sentarse a la mesa con esos pelos y a Winnie Pooh, por reírse mientras ella habla.

— No sé por qué me molesto en prepararos la merienda— y muerde el copete de la magdalena—si siempre tengo que castigaros— dice relamiendo el chocolate que resbala por sus dedos. — Venga, anda, os perdono— y se limpia las migas después de comerse ella sola, otra vez, la única magdalena.


(pincha para ampliar)
Ilustración de Carmen Soberado

lunes, 24 de septiembre de 2012

Fantasía


—Hoy no te me escapas… — susurra desde la puerta. Con un contoneo lento y elástico se desliza hasta mi cama. Sus grandes ojos verdes me acechan libidinosos  y el calor de su aliento en mi cuello me deja sin respiración. Cuando desaparece bajo las sábanas la dejo hacer en silencio, muy quieto, sin atreverme a abrir los ojos para que no desaparezca.


(pincha para ampliar)
Cuadro de Nacho Alonso de la Torre

martes, 18 de septiembre de 2012

Blanca y radiante


 Como una muñeca sin cuerda, me quedo inmóvil con un pie fuera de la limusina, metros y metros de organza blanca y tul recogidos sobre el brazo y una sonrisa confusa en los labios. Mi padre señala con gesto nervioso al interior de la catedral. Pasan lentos los minutos. El olor de los jazmines impregna el aire y cuando el cuerpo por fin me obedece, mis pies vuelan sobre el empedrado dejando atrás los tules y las flores.


(pincha para ampliar)
Ilustración de Marga Alonso de la Torre

sábado, 25 de agosto de 2012

Recelo


Una fecha que no quiere olvidar decora su antebrazo, un reptil multicolor trepa desde el tobillo hasta casi la rodilla y un poema en latín, en negras letras góticas, se desenrosca desde su hombro hasta el codo. Tiene tres largas rastas y una agradable sonrisa. Le habla a la niña en un tono dulce y pausado, pero la abuela no mira sus labios ni escucha sus palabras. Desconcertada, se resiste a soltar la pequeña mano, aunque la niña forcejea sin entender por qué no la deja irse ya con su profesora.

(pincha para ampliar)
Ilustración de Pablo Torres Alonso de la Torre

sábado, 21 de julio de 2012

Amor con H


Según me contó mi abuelo, hace ya muchos años en un pequeño pueblo al otro lado del mundo nacieron dos niñas tan parecidas, que sólo sus padres las podían distinguir. Como era costumbre en la región, les pusieron nombres casi idénticos. Mi abuelo cuenta que se enamoró de una de ellas, de Elena. Ella también le amaba, pero estaba prometida, casi desde niña, a un hombre rico. Se resignó entonces a casarse con Helena.

Cuenta mi abuela que en la noche de bodas se quitó despacito el camisón y muy deprisa la H. Desde entonces sólo la usa fuera de casa.

 (pincha para ampliar)
Ilustración de Inma Alonso de la Torre

lunes, 16 de julio de 2012

Pesadilla en negro

Esta es mi pequeña aportación al blog MICRORRELATOS NEGRO CARBÓN
http://microrrelatonegrocarbon.blogspot.com.es/


PESADILLA EN NEGRO

De niño tenía siempre la misma pesadilla: caminaba por una calle con su familia y cuando soltaba la mano de su madre, se caía en un agujero negro y desaparecía. El saber de antemano lo que iba a suceder y que nadie se diera cuenta, le angustiaba tanto como caer en el agujero.
             
De mayor cogió unas botas, el futuro de sus hijos, un chaleco amarillo, la hipoteca, una cantimplora, sus derechos laborales, algo de ropa y su dignidad; se lo cargó todo a la espalda en una mochila y se echó a la carretera con sus compañeros presintiendo, como entonces, que si la soltaba, el agujero negro que intuía bajo sus pies se lo tragaría.

Ilustración de Toñi Vilar

lunes, 25 de junio de 2012

Micros para concursos

El mes pasado envié microrrelatos a dos concursos: uno de la editorial Pearson en Facebook y el otro de Cercanías de Renfe. Esto de los concursos, para mí, tiene una aspecto negativo porque siempre lo mando apurada por el plazo y va como esté, aunque no lo vea redondo; pero tiene también una parte positiva y es que me obliga a  pensar en una historia o a sentarme y plasmar alguna que tengo ya debajo del sombrero y  eso me permite tener un pequeño banco de micros a medias que más adelante podré pulir y redondear.

Este es el que presenté a Renfe, de tema relacionado con el tren y menos de 99 palabras.

En este enlace están los tres ganadores y los veintidós finalistas. El mío quedó el cuarto de los finalistas.


Título : Compartimentos estancos

Autora: Nieves Torres Alonso
Un joven rubio la despidió en el andén con un largo beso apasionado. Ella subió al vagón, se acomodó en el asiento y sacó un libro. Él se fue haciendo pequeño mientras el tren se alejaba. Varias horas después cerró el libro, se ahuecó la melena con los dedos y bajó al andén donde la esperaba un joven moreno que la recibió con un largo beso apasionado.




El concurso de la editorial Pearson consistía en terminar un cuento en un máximo de 500 caracteres, incluyendo espacios, a partir de este inicio: 


“Esa mañana me había levantado pronto, quería aprovechar el tiempo. Abrí el libro por una página al azar y...”


Había premio para los 50 mejores, pero no hubo suerte. Esto es lo que me salió:


Esa mañana me había levantado pronto, quería aprovechar el tiempo. Abrí el libro por una página al azar y leí “Al día siguiente, …” Lo interpreté como una señal de que debía aplazar cualquier actividad al menos 24 horas. Más relajada, con una taza humeante en una mano y el libro en la otra, me acomodé en el sofá bajo mi manta favorita, dispuesta a disfrutar de ese paréntesis que el azar me había regalado.


jueves, 21 de junio de 2012

Levantamiento de cadáver


 —El señor marqués se viene conmigo— escupió la marquesa, con su maldad rancia y estéril, al pasar por delante de nuestra familia. Nuestra abuela no acusó el golpe; no le cabía ya más dolor. La abuela le había ganado esa batalla a la marquesa muchos años atrás, cuando el abuelo dejó de visitarnos a escondidas y apenas volvió ya a la casa principal.

 Todos sospechábamos que la marquesa querría llevarse al abuelo, pero no la esperábamos en persona. Ninguno levantó la vista del suelo ni cuando mi hermano, al ver cómo la viuda ordenaba que se llevaran el féretro, anunció con la voz rota que el diablo en persona había venido a cobrarse el alma.

(pincha para ampliar)
Cuadro de Ignacio Alonso de la Torre

miércoles, 13 de junio de 2012

Las trampas del tiempo


El reloj marca las cinco y media, es demasiado tarde ya.

—Ya no vendrá— digo y no puedo evitar un suspiro que me deja un sabor amargo a punto final.

Mis ojos recorren el parque por última vez. Hoy haría 50 años, pero no hay aniversarios para lo que no llegó a suceder. Mientras me ayuda a levantarme, mi nieta me señala interrogante a un señor sentado un poco más allá.

— ¡Nena, por Dios! Era alto, guapísimo y tieso como una vara— la regaño al ver a ese pobre anciano calvo y encorvado. 


(pincha para ampliar)
Ilustración de Marga Alonso de la Torre/Nieves Torres

martes, 5 de junio de 2012

Instintos


Oigo un suave silbido muy cerca. Vuelvo la cabeza lentamente y ahí está. Clava sus ojos en los míos y me escupe su lengua bífida, el cuerpo largo y viscoso se desliza sin prisa, sinuosamente, hasta quedar plegado como un resorte junto a la cabeza. De pronto, ¡zas!, abre sus fauces de par en par y se lanza hacia mí como un látigo. Un espasmo sacude mi cuerpo y me lanzo de un salto al agujero. Aún tiemblo hecho un ovillo, con la cola rozando mis bigotes, al fondo de la galería.

(pincha para ampliar)
Ilustración de Marga Alonso de la Torre/Nieves Torres

martes, 29 de mayo de 2012

Pasen y vean


Hizo sentar a los leones, deslizó el pasador de la jaula y entró notando cada latido de su corazón en la sien. Las fieras olfatearon el aire y se revolvieron nerviosas.

Minutos antes había vuelto a interrogar a Diana sobre los rumores que circulaban por el circo. Ella, como buena equilibrista, se había mantenido en su posición. 

Decidió terminar el número antes de lo previsto; a las fieras les costaba obedecer. Al salir, con un pie todavía en la jaula, captó la mirada cómplice entre Diana y el trapecista. Paralizado por la ira, apenas fue consciente de lo que se le venía encima.



(pincha para ampliar)
ilustración Marga Alonso de la Torre/ Nieves Torres

martes, 22 de mayo de 2012

Dos relatos de un tiro


Dos microrrelatos del año pasado para el concurso Relatos en Cadena de Hoy por Hoy en la Cadena SER. La frase de inicio (en negrita) es obligatoria y no pueden sobrepasar las 100 palabras.

Riesgo controlado

Todo el mundo sabía que era una mujer bala: veloz, certera y al mismo tiempo  incapaz de controlar su trayectoria. Había atravesado algunos corazones, dejándolos malheridos, por eso hacía tiempo que nadie se cruzaba en su camino. Cuando yo la conocí ya había perdido velocidad; su propia inercia y la resistencia del medio se habían encargado de aminorarla. La vi venir. Cuando la tuve cerca, corregí levemente la posición y le expuse mi corazón. No hubo orificio de salida.


(pincha para ampliar)
ilustración Marga Alonso de la Torre/ Nieves Torres

 Falsa apariencia

La bala, en la sien, hizo pensar al detective en un suicidio convencional. Su penosa  actuación en los últimos torneos, sumada al turbio final de su relación con una nórdica de apellido imposible, presagiaba un triste final para una carrera en impecable ascenso hasta entonces. El detective, dando por zanjado el asunto, imitó el último gesto en vida de la víctima, apuntando con el índice derecho a su propia sien, mientras murmuraba con desgana algo sobre una retirada a tiempo. Desde el portarretratos, el tenista parecía implorarle mientras golpeaba la bola con la raqueta en su mano izquierda.

lunes, 14 de mayo de 2012

Vivir otras vidas


Vacía y llena a la vez, así me siento ahora, cuando esta historia llega al punto final. Durante estas dos semanas he padecido y he disfrutado a tu lado, he conocido hasta tus más íntimos pensamientos, angustiándome  al sentir tu desconsuelo, sintiéndome tan cerca de ti y sin poder ofrecerte una palabra de aliento. Si hubieras sido mía, tu vida habría sido diferente, no te habría dejado sufrir tanto. Ahora que todo acabó, he de confesar que he llorado; no sé si de emoción o de alivio, pero en el punto final, al cerrar el libro, lloré.



(pincha para ampliar)
Ilustración de Loreto delgado

viernes, 11 de mayo de 2012

Las lentejas y el amor


 El año pasado, mi amiga Carmen quiso introducir un trocito de literatura entre los fogones y convocó un concurso de microrrelatos en su grupo de cocina en Facebook. Nos puso dos reglas: un máximo de 150 palabras y la frase obligatoria de inicio Ya te he dicho que odio las lentejas.

En el mío había amor del bueno y se lo dedico a ella, a Andrés y a Claudia, que ya ha nacido y será, seguro, buena cocinera y buena lectora. En el de Carmen había amor del malo, de ese que se llama amor, pero en realidad no lo es.  


CLAUDIA Y LAS LENTEJAS

Ya te he dicho que odio las lentejas y a él le gustan…

—Mira, Claudia, Willy ya tiene su comida. Las lentejas son para ti, tienes que comerlas para crecer fuerte y sana.

—Papá, son asquerosas, además lo de que son ricas en hierro es un mito. ¡Yo quiero macarrones con chorizo! ¡Maaaaaamááááá!

Andrés miraba desesperado el plato de lentejas cuando notó que algo le presionaba el hombro.

—¡Andrés! No me dejas dormir ¿Qué te pasa? No paras de dar vueltas.

Él miró a su alrededor y, al instalarse de nuevo en la realidad, sintió cómo se relajaba cada músculo de su cuerpo.

—Sólo era un sueño— dijo mientras se acomodaba entre las sábanas. Entonces apoyó suavemente su mano en la barriga más que prominente de Carmen y, acompasando su respiración con la de ella, se dejó llevar otra vez por el sueño.
Nieves T.
Dibujo de Alberto Micó Torres


Ya te dije que odio las lentejas”, y dando un portazo se fue con su cerveza a ver el partido. No, a ella no, no te lo voy a permitir, pensé mientras la miraba intentando disimular el terror escalofriante que acaba de recorrer todo mi cuerpo. Habían sido demasiadas noches de llanto y urgencias, demasiados días de silencio y rutina desesperante, infinitos momentos de perdón y olvido. No había recorrido aquel largo camino hacia la tranquilidad que nos merecíamos para que de una bofetada le arrebataran la sonrisa a lo único bueno que él me había dado. Ella se acordaba perfectamente de aquella expresión en mi rostro, y con una sonrisa inocente y dulce intentó tranquilizarme: “no te preocupes, mami, sólo está nervioso por la boda”.
Carmen Menéndez


Dibujo de Sara Micó Torres




martes, 8 de mayo de 2012

Ausencia


Como tantas veces había hecho de niño para conjurar el miedo a la oscuridad, por un instante, se cubrió la cabeza con la sábana. El llanto de la niña lo transportó a aquellas noches en que el mundo seguro se reducía a ese espacio mínimo entre el colchón y la sábana, hasta que el amanecer empujaba a los monstruos de vuelta al abismo. Entonces, lo único que le devolvía la calma era la voz de su madre y su mano tibia revolviéndole el pelo. 

Buscó a tientas las zapatillas y fue en busca de la pequeña para intentar derrotar, juntos y abrazados, al monstruo de la ausencia.

(pincha para ampliar)
Ilustración de Marga Alonso de la Torre

lunes, 7 de mayo de 2012

Detrás del silencio


Quizás se haya ido la vecina de arriba. Hace dos noches que no se oye nada: ni un golpe, ni un grito, ni un llanto; sólo silencio.
Ahora, por fin, dormiremos sin que el dolor ajeno perturbe nuestros sueños. De día ya sólo lo oímos a él y sus ruidos domésticos: el sonido del grifo, el agua llenando el caldero una y otra vez y ese trajín de abrir y cerrar puertas y cajones. De noche, sólo silencio.


(pincha para ampliar)
Ilustración de Marga Alonso de la Torre

miércoles, 2 de mayo de 2012

Mi microrrelato en 99 palabras

   

Creadora del logo: Clara Varela "Clarulina" 


Este es el microrrelato que envié al Concurso de Microrrelatos en 99 Palabras, que organizó Miguel Molina para celebrar el 2º aniversario de su blog En 99 palabras . Se presentaron 150 microrrelatos y el jurado eran los propios participantes. El mío recibió 8 puntos, lo cual no estuvo mal, teniendo en cuenta la calidad de la mayoría de ellos. Se pueden leer los 150 en el blog del concurso:
 http://concursoen99palabras.blogspot.com.es/


39

CAÍDA LIBRE

Adivino una sonrisa triste en su cara sucia cuando pasan ante él los niños que vuelven del colegio. Cada surco de su cara esconde detrás una historia de frustración, de pérdida, de desamor. No puede evitar recordar a los suyos, tan rubios, tan guapos; tan felices entonces.
Bastaron dos o tres decisiones equivocadas para que el mundo se hundiera bajo sus pies. La única forma que encontró entonces de sacar la cabeza a flote fue agarrándose fuerte al cuello de una botella, que ya no suelta ni para borrar el rastro limpio que dejan las lágrimas en sus mejillas.



jueves, 26 de abril de 2012

Mi primer (y modesto) premio literario


Este es mi primer premio literario. Mi relato resultó ganador del tercer premio en el V Concurso de Relatos Cortos de la prestigiosa revista literaria ¿o era aeroportuaria? AENAnoticias, la revista que Aena publica mensualmente. El relato tenía que ser de tema aeroportuario y tener un máximo de 700 palabras.

Era la segunda vez que enviaba uno. El año pasado me costó mucho meter una historia en 700 palabras, tuve que recortar mucho, pero este año parece que con los microrrelatos estoy desarrollando la capacidad de síntesis y  me quedé en 424 palabras. No estuvo mal, me dieron 300 € de premio, casi a euro la palabra : )

Pongo la página de la revista escaneada porque me hace mucha ilusión verlo publicado, pero copio el texto debajo para que sea más cómodo leerlo.


INDIVIDUALIDADES

Escogió para mí una maleta de color rojo oscuro con las esquinas en gris, vistosa pero no llamativa. Ella viaja a menudo. Sabe que cada vez que la gran boca se abre chirriando como en un enorme bostezo y deja resbalar por su lengua, una tras otra, montones de maletas idénticas, la individualidad de la tuya se diluye inevitablemente en un conjunto de trolleys oscuros que dan vueltas hasta que alguien los reconoce.

La mía es la segunda, la reconozco al instante en la distancia. La bajo de la cinta y echo a andar. Me llama la atención la cremallera del bolsillo delantero, medio abierta. Es extraño porque yo nunca lo uso, ni siquiera era consciente de él. Instintivamente meto la mano y, efectivamente, hay algo.

Es un sobre pequeño. Lo abro:

Aún no te has ido y ya te echo de menos.
Sé valiente.
Te estaré esperando.

Me cuesta imaginarla escribiendo esta nota.

Pensaba que ella también quería que me fuera. Estaba tan seguro de que no funcionaría que en cuanto la noté distante supe que era el momento de usar la excusa que tenía preparada y, por supuesto, recibí una llamada urgente del trabajo pidiéndome que volviera para solucionar no sé qué asunto de vida o muerte.

Y ahora me encuentro en mitad del pasillo de llegadas con su nota en la mano sin saber qué hacer, sin saber si merece la pena intentarlo, si fue mi miedo a que saliera bien, en vez de su actitud, lo que me hizo huir; sin saber si debo llamarla, si quiero asumir el riesgo de que salga bien.

Devuelvo su nota al bolsillo de la maleta y con la mano ya libre busco su número en la agenda.

Acabo de llegar y ya te echo de menos —le digo, intentando sonar ocurrente—. Nada más aterrizar he llamado a la oficina y parece que todo se ha solucionado, cuando me han querido avisar ya estaba volando… Sí, es una faena. Pero aún me queda una semana de vacaciones… Si aún sigue en pie tu invitación quizá sea valiente y coja el próximo avión. Podría estar ahí a la hora de la cena... Sí, puede que esté un poco loco. Hasta esta noche, entonces.

De camino a la oficina de venta de billetes, me alcanza un hombre diez años más joven que yo. Parece aliviado al verme allí.

            —Disculpe, señor, creo que esa es mi maleta —y me muestra la suya.

—Son iguales —le respondo incrédulo.

—Casi iguales, la mía tiene un pequeño bolsillo delante.